Planta piloto de CGNA es la única de la Araucanía acreditada libre de gluten



A la fecha, el Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola ha desarrollado 15 productos tecnológicos, entre éstos, una proteína vegetal superior a la soya en cualidades y resiliencia, un sustituto lácteo para terneros de lecherías y una tecnología de microencapsulación.

06-03-2019

El Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola, CGNA, desde hace 13 años en operación y con el respaldo de dos instituciones fundadoras, INIA Carrillanca y la Universidad de La Frontera, está enfocado en realizar ciencia en plantas; tecnología y ciencia de los alimentos y; desarrollo, innovación y transferencia de conocimiento.


Actualmente, cuenta con la única planta piloto acreditada en alimentos saludables y libre de gluten de la Región de la Araucanía. Además, posee una plataforma illumina de secuenciamiento, equipamiento de HPLC dumas para cuantificar, medir proteínas, ácidos grasos y fibras y, líneas de liofilización, de fluidos nutricionales y de prensado, entre otros. 

 

Según su director, Haroldo Salvo (Agrónomo de la UFRO y Doctorado en Mejoramiento Genético de Cambridge, Inglaterra), desde que el centro inició, se propuso generar una alternativa competitiva a la proteína de soya. Esto, porque desde entonces se preveía la gran demanda mundial que habría de proteína vegetal.

 

“En nuestro séptimo año liberamos un primer cultivar de lupino, una especie pertinente para la pequeña agricultura en la región y que hoy día produce en su semilla, un 60% de proteínas, superior a la soya que llega a Chile, que es la que se siembra en Argentina, Brasil y otros países con climas templados, que tiene un 47% de proteína”, destacó Salvo.

 

Agregó que además de ser la mejor proteína que existe a nivel global, AluProt (Premio Nacional a la Innovación 2014, Avonni) es resiliente, no necesita fósforo, ni nitrógeno y tiene un uso de agua eficiente. “Es una planta modelo para hoy y para los desafíos que tiene la humanidad en seguridad alimentaria y adaptación al cambio climático”, recalcó.

 

El CGNA articuló el spin-off Nueva Genética de Semillas (NGS), conformado por cinco cooperativas mapuches que producen esta proteína vegetal. Opera desde hace cuatro años y cuenta con acuerdos formales con grandes empresas, como Cargill Nutrition, a la cual ya le ha entregado más de 2.000 toneladas de proteína.

 

Con esta proteína, además, se han desarrollado una serie de aplicaciones, como por ejemplo, una bolsa de premix que se agrega a la harina con la que se hace el pan y se obtienen uno con hasta 70% más de proteína y 300% más de fibra dietaria. Este pan proteico ya se comercializa en panaderías de Temuco.

 

Salvo anticipó que actualmente se encuentran trabajando en una nueva genética. “Pronto liberaremos una variedad de proteína con calidad similar, pero superior en términos productivos y con todos sus aminoácidos esenciales. Será resistente a la antracnosis, que es una enfermedad que dificulta mucho su producción, lo que aumentará su rendimiento”, subrayó.

 

15 Productos Tecnológicos

 

A la fecha, el CGNA ha desarrollado 15 productos tecnológicos, varios de ellos registrados y con patentes en camino y ha superado las 100 publicaciones científicas, las cuales están siendo citadas unas 3.000 veces al año, a nivel global.

 

Además de la proteína, el centro desarrolló Sustilac, un sustituto lácteo para terneros de lecherías, elaborado en base a proteína vegetal, que es un 30% más barato que los sustitutos importados. Hoy día se está armando una startup para entrar al mercado, el cual solo en Chile llega a unos US$11 millones y en el que podrían participar pequeños, medianos y grandes productores.

 

Otro logro importante del CGNA ha sido la generación de una tecnología de microencapsulación, usando Ultraprot, que es un aislado con 95% de proteína y que se utiliza como base para desarrollar bebidas no lácteas, yogurt y una serie de productos altamente demandados.