Nueva planta de pilotaje en Temuco responderá a la demanda por innovación en alimentos

El recién inaugurado Nodo Sur CeTA-UFRO está orientado principalmente a Pymes y emprendedores que deseen desarrollar ingredientes saludables, alimentos procesados y packaging.

06-03-2019

Hace poco más de un mes se dio el puntapié inicial al Nodo Sur CeTA-UFRO, una planta de pilotaje para innovación en alimentos, que operará en el Instituto de Agroindustria de la Universidad de La Frontera, en Temuco. En 400 metros cuadrados, albergará un complejo sistema de procesamiento alimentario y packaging, con sofisticados equipos, que abarcan desde la producción de jugos y aceites hasta el diseño de envases y contenedores, tales como secador de vacío por microondas, línea de jugos, líneas de extracción de aceites, línea de producción de mermeladas, tanque osmótico, secadores, miniplanta cervecera, envasadoras de sachet y unidad de packaging.

El director ejecutivo del Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria, CeTA, Jean Paul Veas, señaló que esta iniciativa, que busca responder a la demanda de Pymes y emprendedores del sur de Chile por pilotaje para el desarrollo ingredientes saludables, alimentos procesados y packaging, está obteniendo una excelente acogida por la Región de La Araucanía.

“No solo nos han llegado excelentes comentarios, sino que ya hay una cantidad relevante de emprendedores y empresas que están cotizando nuestros servicios, tanto para desarrollo de nuevos productos como para introducir mejoras en los alimentos que actualmente están procesando. Además, distintas agrupaciones de productores ven en el CeTA una gran oportunidad para valorizar sus productos, ya sea a través de mejoras en el alimento como tal o en el diseño del packaging”, subrayó.

Veas explica que la infraestructura y el equipamiento de la planta -que ya ha recibido 28 solicitudes de cotización de servicios- se diseñó y adquirió de acuerdo a estudios sobre las necesidades específicas de la zona, basados en el desarrollo de productos como berries, cereales y lácteos, a partir de los que se identificaron servicios y equipos requeridos para su elaboración.

Sostuvo, además, que si bien el centro está orientado a atender la demanda de pilotaje de la zona sur de Chile, han detectado regiones con un alto potencial y requerimiento de instalaciones para desarrollar y testear productos, como es el caso de la Región del Maule, que es la más importante del país en producción agroindustrial. Asimismo, en el centro norte, detectaron la necesidad por estos servicios en la Región de Coquimbo, enfocada en productos del mar y agregación de valor a subproductos de la pesca y acuicultura.

“El déficit de la infraestructura para la innovación en alimentos en Chile es la razón que justifica el surgimiento de CeTA y eso no ha variado significativamente. Se requiere de instalaciones capaces de acompañar el proceso de convertir al país en potencia agroalimentaria, agregando valor a las materias primas que hoy exportamos, posicionando nuestros productos de acuerdo a las tendencias de consumo sustentables y saludables (…) Con la infraestructura que tendrá CeTA y sus centros, más la red de pilotaje con la que nos estamos vinculando, tendremos una oferta robusta y variada para poder hacer frente a esos desafíos”, destacó.

Por su parte, la Universidad de La Frontera, casa de estudios que administrará el Nodo Sur a través del Instituto de Agroindustria, ve con altas expectativas la instalación de esta capacidad en la región. A juicio de su rector, Eduardo Hebel, se convertirá en “un activo espacio de transferencia de conocimiento aplicado y tecnológico, especialmente en el sector agropecuario y la industria de alimentos, donde la UFRO se posiciona, releva y hace suya un área de interés regional, nacional y mundial”.

Señaló también que esta planta de pilotaje permitirá que empresarios de la Araucanía y regiones aledañas generen alianzas virtuosas con la universidad, “de manera de desarrollar vínculos con el sector productivo y que, a su vez, nosotros podamos dar un feedback desde el conocimiento”. 

El CeTA es un proyecto apoyado por Corfo, que forma parte de las 20 iniciativas que componen la hoja de ruta del Programa Estratégico Transforma Alimentos. En él participan actualmente la Universidad de La Frontera, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Chile, la Universidad de Talca, Fundación Chile y Fundación Fraunhofer. Su implementación en Temuco, se suma al Nodo Central del CeTA, ubicado en el Parque Tecnológico de Laguna Carén en Pudahuel, que está en construcción y contempla una inversión público-privada de $1.000 millones.

Revisa aquí el comunicado de la Inauguración del Nodo Sur CeTA-UFRO.