Catalina Garrido, de Liva Company: “Cuando una Pyme se levanta, levanta a otras”

La fundadora y CEO de la empresa biotecnológica explicó cómo se reinventó tras el brote de Coronavirus en Chile.

06-05-2020
Cuando surgió la pandemia en Chile, la empresa biotecnológica Liva Company (https://livacompany.com/ se vio obligada a cerrar su laboratorio de operaciones, dado que no era posible asegurar la bioseguridad de sus trabajadores durante los traslados.  Sin poder ofrecer sus servicios y productos tecnológicos a compañías de la agroindustria, veterinaria, cosmética, bebidas fermentadas e Investigación y Desarrollo (I+D), entre otras, la llevó a pensar en una nueva propuesta de valor, basada en las necesidades de prevención en tiempos de Coronavirus.

Si bien, ya contaba con la línea de negocios Liva Training, enfocada en realizar asesorías y capacitaciones a empresas, las reorientó hacia la bioseguridad, con el objetivo de enseñar a trabajar bajo estados de pandemia e implementar buenas prácticas laborales y personales para prevenir el COVID-19. Todo esto, con sus mismos profesionales, ingenieros en biotecnología que manejaban aspectos técnicos en el control de virus.

Comenzó a entregar el servicio a empresas grandes, productoras y proveedoras de insumos de primera necesidad, de transporte de valores y abastecimiento de servicios básicos. Sin embargo, se dio cuenta de que había mucha desinformación y que una capacitación no era suficiente para absorber todo el conocimiento, entonces desarrolló un kit de juegos para reforzamiento diario de buenas prácticas laborales, llamado KIT 5M contra COVID-19.

Según su fundadora y CEO, Catalina Garrido, lo anterior ha logrado tal aceptación, que las mismas empresas que cuentan con este servicio ahora les solicitaron apoyo personalizado para agregar valor a lo que proveen, previniendo el contagio viral mediante la sanitización de sus productos o sus espacios físicos y orientación sobre cómo enfrentar un posible contagio de COVID-19 entre sus colaboradores.

En general, ¿cuál es el perfil de las empresas atendidas por esta línea de negocios?

Estamos apuntando a empresas grandes, que tienen otro tipo de sostén económico, porque las Pymes están intentando sobrevivir, entonces tampoco tienen dinero para contratar servicios de prevención. De todas maneras, si alguna se interesara, no habría problemas en implementarlo, porque, de hecho, ajustamos el programa a las necesidades de cada cliente, según tamaño, número de colaboradores o actividad. Y lo otro que es importante, es que todo lo que hacemos es con acompañamiento; capacitamos y después hacemos una supervisión de la implementación del kit de reforzamiento de buenas prácticas laborales. 

¿Este Kit podría aplicarse en el futuro a otros requerimientos?

Por supuesto y el juego también se puede adaptar a las necesidades. No solamente a las buenas prácticas laborales para prevenir contagio viral, sino también si una empresa, por ejemplo, quiere implementar un nuevo sistema de atención al cliente, se puede adaptar a ese sistema y hacerlo personalizado.

¿En qué pie se encuentra hoy la empresa en términos de ingresos? ¿Se puede solventar con los nuevos servicios?

Sí. Nosotros vivíamos del laboratorio, del desarrollo de productos, de la venta de los microorganismos y este nuevo frente de soluciones en período de contingencia nos ha permitido mantener a la mayoría de los trabajadores. En términos de ingresos, diría que, incluso, estamos ganando un poquito más de lo que ganábamos antes de cerrar el laboratorio. Y lo otro importante, es que nosotros igual somos una empresa que, en paralelo, sigue haciendo proyectos de Investigación y Desarrollo. Nos adjudicamos unos fondos en marzo, que todavía no han ingresado, pero tenemos intenciones de que con ellos pueda volver a operar el laboratorio, asegurando un servicio privado de transporte para nuestros laboratoristas.

¿Mantendrán este foco para los próximos meses?

Sí. Entendemos que este proceso va a ser largo, incluso, puede que abarque no solo este año, sino también el próximo. Entonces, en general, lo que va a tener que hacer todo el mundo es aprender a subsistir con el virus, la probabilidad de contagio y aprender a trabajar de esta forma y cambiar los hábitos que permitan disminuir la probabilidad de contagio. Probablemente si esta solución la hubiésemos propuesto para ofrecer en seis meses igual hubiera sido un buen negocio, pero sabemos que esta necesidad no va a ser solamente de un período corto.

¿Cuál es, a su juicio, lo que más precisan las Pymes para continuar con sus negocios?

Ayuda económica, pero se entiende que son escaso. También estoy pensando en algunos servicios gratuitos que te permitan reformularte. Por ejemplo, una empresa de comida que tuvo que cerrar el local que aprenda a digitalizar sus servicios mediante venta online. Muchas veces esas personas no tienen las herramientas ni los conocimientos y tampoco saben dónde buscarlos. Estamos en un momento en el que la era digital está salvando de situaciones.

¿Qué mensaje le daría a las Pymes para transformar esta crisis en una oportunidad?

Lo primero, analizar los recursos disponibles y todas las opciones de lo que se puede hacer con esos recursos. Lo segundo, ver si en el negocio, sin perder el enfoque, pueden cambiar las alternativas de distribución, porque yo creo que el mayor problema hoy en día también está en cómo llegar al usuario. Y lo tercero, siempre hay una forma de aportar, a lo mejor no desde la arista en la que hoy estamos parados, pero hay que hacer el trabajo mental de buscar dónde ser un aporte.

Nosotros comenzamos a colaborar con emprendimientos y uno de estos es Innowatech (http://www.innowatech.cl/es/), que es una empresa de la industria química, cuyos productos de sanitización estamos invitando a incorporar a través de nuestras asesorías a empresas.  Con esto, lo que quiero decir es que cuando una Pyme logra reinventarse el efecto es multiplicador. Al levantar servicios, pensamos en nuestra red de Pymes y quiénes nos podrían ayudar a desarrollar lo que necesitamos y ahora ellos también tienen una nueva vía de venta. Esto es súper importante: cuando una Pyme se levanta, levanta a otras.